Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2010

Ser concecuente

Imagen
Una madre llevó a su hijo ante Mahatma Gandhi y le pidió lo siguiente:

— Por favor, Mahatma, dile a mi hijo que deje de comer azúcar.

Gandhi quedó pensativo y le dijo a la mujer:

— Tráeme a tu hijo dentro de dos semanas.

Perpleja, la madre le agradeció su atención y se alejó diciéndole que así lo haría. Dos semanas más tarde, regresó de nuevo con su hijo. En esta ocasión, Gandhi miró al chico a los ojos y le dijo:

— Deja de comer azúcar.

Agradecida y desconcertada, la mujer le preguntó:

— ¿Por qué me dijiste que lo trajera de nuevo al cabo de dos semanas? Le podrías haber dicho esta misma cosa entonces.

Gandhi le respondió:

— Es que hace dos semanas yo también comía azúcar.